Publicado en Uncategorized

Hola pequeño.

Hoy te tuve en mis brazos mucho tiempo, te acabo de acostar (de nuevo, ya son las 11:30 *suspiro*) y espero que esta vez sea la definitiva (de cuatro, asi que no siempre la tercera es la vencida), y mientras te sostenia me puse a pensar que has crecido muchísimo desde aquel día en que conociste tu hogar y te coloqué en tu moises por primera vez, ahora veo que estas a punto de quedar muy grande para el. Pensé que antes te podías acurrucar en mi pecho y dormirte tranquilamente en esas tus posiciones que únicamente tu en todo el mundo podías considerar cómodas y de pronto, como un balde de agua fría, caí en cuenta, nunca te voy a volver a tener así, tampoco te tendré de nuevo como te abrazo y te cargo ahora, dentro de poco estarás gateando y te estaré persiguiendo por toda la casa teniendo mini ataques de pánico con cada nueva travesura.

Llegará el dia en que no te pueda cargar más, pensé, no porque no quiera sino simplemente mis brazos ya no den para mas, entonces lloré, lloré mas que ayer cuando era de desesperación porque no querías dormir y solamente deseabas los brazos de mamá, esta vez lloré de ternura, amor, nostalgia por el día que aún no ha llegado.

Te amo con locura pequeño, aunque me la pongasimg_20160921_115834 difícil a veces mientras me jalás el pelo o gritás tanto que me dejas zumbando los oídos, cuando te despertas 5 veces en la noche (y solo Dios y vos saben porqué) y seguiras así ya que el llanto es tu único medio de comunicacion y aparentemente nada te calma tanto como el calor de la persona que te mantuvo en su vientre mientras te formabas.

Te cargo y te abrazo (no porque estes llorando ni porque tengás hambre, sino porque quiero) y escucho en mi mente las voces  de “lo vas a malacostumbrar”, “cuando crezca te va a costar” y demás similares que me han repetido incansablemente tantas personas diferentes, pero mientras siento tu olor “a bebé” mi mente me lleva a un momento que no ha llegado, al día en el que no podré levantarte más y ¡oh! cuánto desearé volver el tiempo y “malacostumbrarte a los brazos de mamá”.

No importa cuán cansada o desesperada (o fuera de mi) esté, te sostendré en brazos y trataré de disfrutarlo porque cuando me ves y sonreís, el mundo cambia de cierta manera para mí y se hace mejor y lo valés.

Pero ¡NO ME MALINTERPRETÉS! de verdad me encantaría dormir 8 horas seguidas, aunque sea una vez a la semana, o al mes pues si tanto te cuesta, si lo hicieras, te estaría más que agradecida, pero comprendo que tienes tus necesidades y dentro de tantas, sé que una de ellas es saber que mamá o papá (¿leíste bien papá?, tu también) estan allí cuidántonte. Entonces haré lo posible para que te sientas seguro y cuando llegue el dia de irte a tu vida, nos puedes decir “gracias por todo lo que hicieron” aunque no te recuerdes de estos primeros meses y los desvelos provocados, dolores de brazos, etc… yo si los recordaré y los atesoraré toda mi vida, porque después de todo sos mi pequeño.

Con amor,

Mamá

 

 

 

 

 

 

Publicado en Escritos por otros...

No te enamores

Les dejo un poema, no escrito por mi, sino por una poeta dominicana, tiene un consejo a mi parecer muy acertado:

 

No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe…
No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca.
No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma.
No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía (esas son las más peligrosas), o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música.
No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y vertigue un inmenso horror por las injusticias.Una a la que le gusten los juegos de fútbol y de pelota y no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo.
No te enamores de una mujer intensa, lúdica y lúcida e irreverente.
No quieras enamorarte de una mujer así.
Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, JAMAS se regresa.

Martha Rivera-Garrido

Publicado en Escritos por otros...

La gente que me gusta – Mario Benedetti

Les comparto un escrito de uno de mis autores favoritos. Con quien, por lo visto, tenemos el mismo gusto por la gente.

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad. Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia.

A estos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente que con su energía, contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

La gente que lucha contra adversidades.

Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido.

 

 

Y a vos, ¿Que tipo de gente te gusta?

Publicado en Uncategorized

Miradas y Sonrisas

Miradas que ven más allá de lo que los ojos ven. Miradas que no son con los ojos.

Sonrisas que son más que un movimiento en los labios, una mueca en el rostro. Sonrisas que atraviesan el corazón cual si fueran flechas.

Ambas cosas hacen cambios en el estado de ánimo. Lastimosamente ninguna es muy frecuente.

Hoy tuve la fortuna de recibir ambas cosas, una mirada y una sonrisa. Tuve la fortuna de salir de mi ensimismamiento y de mi mar de pensamientos para levantar la mirada y percatarme de eso. Pero contrario a lo que piensan no fue de una persona conocida, mucho menos de un hombre. Fue de una mujer, una señora con la piel ya marcada por el paso del tiempo, pero una mirada vivaz cual si fuera una adolescente enamorada.

No se, hubo algo en esa mirada que atrapó totalmente mi atención, me miraba fijamente, pero no lo sentí ofensivo como suelo sentirlo cuando alguien fija su mirada. Tuve una sensación de paz y luego… y luego vino la sonrisa, no pude evitar sonreir de vuelta. Al pasar junto a ella al bajar del bus me llenó de bendiciones y buenos deseos para mi día. Bajé con un nudo en la garganta.

No se porqué lo hizo, o que vio en mi, pero si se que prefiero disfrutar ese tipo de miradas y sonrisas sin preguntar el porqué. Al final siempre se llega a saber.

Así que así empiezo hoy, con una mirada, con una sonrisa, con buenos deseos y con la bendición de iniciar mi día de una forma diferente.

Les invito a ver, pero no ver superficialmente, a ver dentro de las personas, a ver directo a los ojos, a observar, a disfrutar esas cosas que nadie mas disfruta al observar. 

Les invito a sonreir, pero no esa sonrisa hipócrita, esa sonrisa superficial esa sonrisa sin sentimiento, a sonreir realmente disfrutando el momento en el que se observa algo.

Si hacen la prueba de trasladarse de un lado a otro totalmente sin intentarlo cometerán el error de dejar de mirar y sonreir. Salir del ensimismamiento en el que se sumerge al estar rodeado de gente desconocida, ese ensimismamiento que no les permite disfrutar pequeñeces. 

Publicado en Uncategorized

Solo eso pido.

Recostarme en tu pecho y sentir tu aroma,
escuchar aves y espantar bichos, 
sentir la grama pegada a las piernas 
o la arena en su defecto.

Pido al estar recostada en tu hombro, 
levantar y ver esa sonrisa que es solo para mi

tan clara, tan sincera, tan feliz.

Escuchar esa voz

Que hace que lo que muchos dicen que son mariposas
revoloteen en mi estómago.

Disfrutar de esa compañia tan genial y perfecta que Dios me dio. Hablar de sueños, hablar de proyectos y tonterías.

Tu olor, tu hombro, tu sonrisa, tu mirada, tu voz, el aire, las aves, la grama, las cosquillas, las risas, la felicidad.

Publicado en Uncategorized

Escuchar Pequeñas Cosas

¿Cuántas veces no nos hemos perdido de cosas importantes que en el momento nos parecían insignificantes, solo por el hecho de no escuchar?

¿A cuanta gente lastimamos a veces por no escuchar?

Bueno pues cada quien tendrá sus experiencias, en la propia aprendí que ese es un error grave que no se debe poner a prueba. Siempre escuchar en lugar de oir. Siempre poner atención, aún a las pequeñas cosas que consideramos insignificantes o sin importancia.

Mi sobrina me enseñó algo este fin de semana, y eso fue “HOY es el mejor día de mi vida”  es algo que ella siempre dice cuando salimos, cuando hacemos algo, cuando jugamos, cuando le regalamos algo, siempre siempre dice: “hoy es el mejor día de mi vida”, con la voz y tono característico de emoción de una niña de 9 años. 

Cuando lo dijo mi sobrino un par de años mayor que ella dijo “vos siempre decís eso”, (algo que yo justamente estaba pensando en el momento) y así es, ella considera cada cosa tal vez pequeña como algo que puede hacer de ese día el mejor dia de su vida. Bueno, por lo menos el mejor dia vivido! 

Así que lo que me enseño fue eso: Pensar en cada cosa que haga que HOY sea el mejor día de mi vida. No esperar a que algo pase o que pueda tener algo para considerarlo así. Hoy es el día, el mejor de mi vida, el mejor de mi vida hasta hoy. 

Y esto lo aprendí por algo tan sencillo: Escuchar. 

 

 

Publicado en Uncategorized

Ya pronto

Mientras espero que llegue el día en el que te vuelva a tener en mis brazos, te sueño con los ojos abiertos, te suspiro, te pienso, te amo, te espero. 

Trato de no extrañarte, pero me es imposible.

Ya pronto…

Publicado en Uncategorized

Día de San Valentin

Dia de “San Valentín” hasta hoy, no se quien es “Valentín”, ni si quiera se sabe con certeza de donde viene esta festividad que ha tomado tantas tradiciones de tanto paises y las ha juntado en un solo día y lo cierto es que no se que sentido tiene celebrar “el cariño” que se recibe todos los días. Probablemente encontraría mucho sentido de cImageelebrar esta tradición importada si, por ejemplo, tuviera una tienda de regalos, o floristería o de arreglos de globos; es decir, si fuera comerciante.

Ciertamente creo en un único Dios, y aunque tengo cierta fascinación por aprender respecto a mitología, no creo en un “dios” llamado Cupido al que muchos le “piden” que fleche a su enamorado, para después decirle que se equivoco. (Como todo dios inexistente “comete unos grandes errores”)

Estos últimos días he visto los comercios saturados de lindos corazoncitos que dicen “Happy Valentine’s Day” “Be my Valentine”, y demás. Como no todos están emparejados, y pues, también hay que celebrarlo desde pequeño, el 14/02 no solo es el “Dia del Amor” sino también el “Dia de la Amistad”, todos deben de recibir regalos. Asi que también hay corazoncitos (simbolo indispensable en estos dias) enlos que dicen “Feliz dia de la amistad”.

Afortunadamente mi pareja tampoco cree en esos días comerciales, y no me “tengo” que quebrar la cabeza por regalarle algo precisamente ese día, que de igual forma lo puedo hacer cualquier otro día sin necesidad de esa “excusa” ya que cada día que le veo es una razón para celebrar. Lo mismo pasa con mis amigos.

Si, este 14/02 saldré con mis amigos. No porque piense que se deba celebrar el día. Sino porque tengo ratos de no ver a mis amigos juntos, y aprovechando que se juntarán ¿porque no asistir?. Los quiero y celebraré con ellos, pero no por “El dia del Cariño” sino porque cualquier día es bueno para celebrar, sea esa fecha o un 05/02 o un 29/02, cualquier día es bueno para celebrar la amistad de cada uno de ellos, cualquier día es bueno para hacerles saber cuanto les quiero, y cuanto agradezco que sean parte de mi, a veces, alocada vida.

En lo personal aprendí a prueba y error de que (al igual que Navidad) sino se celebra todo el año la amistad, el cariño, etc, no tiene sentido celebrarlo un día al año.

Les deseo un feliz día del cariño. Espero que logren encontrar bonitos regalos y no olviden, tienen que tener miles de corazoncitos para que se note que es por este dia.

P.D. Pueden aprender respecto al día “googleando” un poco. Yo ya lo hice.